Exposición

El fotógrafo chileno más destacado mundialmente es un desconocido en su propio país. Su obra se mostró a comienzos de la década de 1960, luego el silencio. Hoy Sergio Larrain es un fotógrafo apreciado en todo el mundo, una fama magnificada por la dificultad de ver su obra impresa. El secreto mejor guardado de una cofradía de artistas y fotógrafos que lo han admirado por años.

Los negativos originales están conservados en París, en los archivos de la agencia Magnum donde Agnés Sire fue directora de arte desde los años ochenta. Actualmente encargada de la fundación Cartier-Bresson, ella realizó esta curatoría de un centenar y medio de fotografías y dibujos de Sergio Larrain, a partir de un acervo que conoce de cerca hace mucho tiempo.

Esta selección inauguró su itinerancia mundial en forma destacada, como una de las exposiciones más importantes en el 44º Encuentro Internacional de la Fotografía de Arles en junio de 2013.

Esta exposición de gran envergadura, que pone en perspectiva el trabajo de Sergio Larrain como uno de los más destacados fotógrafos del siglo XX, se inaugura en el Museo Nacional de Bellas Artes a partir del 28 de Marzo 2014, para presentarse luego en regiones.

Considerado como un ícono mundial de esta disciplina, su obra brilla con una intensidad inversamente proporcional a los escasos años en que se produjo. Sólo al final de su vida aceptó trabajar en una retrospectiva que revisara el conjunto de su obra, celoso de su privacidad y temeroso del interés mediático que despertaría este evento.

La selección considera estaciones en el viaje de Sergio Larrain por la fotografía y el planeta, para mostrar su gran trayectoria. Considera sus inicios, la vida cotidiana de Santiago; su colaboración con el Hogar de Cristo y la fundación Mi Casa, retratando a los niños de la calle que vivían en las riberas del Mapocho; Chiloé y el Sur de Chile; el notable registro de la vida en pueblos del altiplano andino; su gran obra, Valparaíso y la bohemia del gran puerto del fin del mundo; las ciudades europeas y la profundización en un estilo personal de fotografía; para desembocar en su última etapa, en su casa monacal al interior de Ovalle, donde sus composiciones minimalistas daban cuenta de su búsqueda espiritual y su cultura del desapego.

El trabajo desarrollado por la curadora, contó desde sus inicios con el apoyo del artista y sus hijos, quienes mantuvieron un fluido contacto a pesar de la distancia. Gracias a ello, podemos gozar de una selección que pone en valor una concepción estética y una ética que acompaña a cada obra. Vemos un conjunto muy armónico, que nos permite tener una gran perspectiva sobre la obra, su tiempo y apreciar el aporte de una mirada artística y profunda sobre la sociedad.

La retrospectiva consiste en una selección de 11 dibujos, 7 satoris y 157 fotografías, ampliadas recientemente a partir de los negativos originales, basadas en las copias autorizadas por el autor. Como complemento se han incorporado proyecciones audiovisuales y documentación en vitrinas.

Horarios

De martes a domingo de 10:00 a 18:50 horas
Cerrado días lunes
VALOR ENTRADA
-Martes a sábado
Público general: $600
Estudiantes de enseñanza superior y adultos mayores : $300
Menores de 18 años, estudiantes de arte y convenio ICOM acreditados, entrada liberada
-Días domingo: entrada liberada o aporte voluntario.

Visitas Guiadas

Son servicio gratuito y se realizan directamente con el Museo Nacional de Bellas Artes, para mas información puede contactar con el área de mediación y educación del museo:
Teléfono: +562 2499 1632
Email: mediacion.educacion@mnba.cl
Sitio Web: Area Mediación y Educación

"Una buena fotografía nace de un estado de gracia"

Fotógrafo por gusto del vagabundeo, por el deseo profundo de estar en el mundo y por la pureza del gesto, el chileno Sergio Larrain pasó no obstante la mayor parte de su vida retirado, practicando yoga y meditación, escribiendo y dibujando. Dejó una obra brillante como una estrella fugaz, cuyo recorrido tuvo la sabiduría de interrumpir él mismo cuando ya no le procuraba la libertad que esperaba. Quien también quiso ser escritor pasó mucho tiempo en busca de sí mismo para finalmente hallar su esencia en una privación voluntaria.

Hijo de una familia de la gran burguesía chilena, Sergio Larrain (1931-2012) huyó muy temprano de la vida mundana que reinaba en la casa de su padre, famoso arquitecto y coleccionista. A pesar de las difíciles relaciones que mantenía con él, Larrain hijo reconocería más tarde que, gracias a la rica biblioteca familiar, pudo educar su sentido de la observación y tener acceso a la fotografía.

Los niños abandonados de Santiago constituyeron el tema del primer trabajo significativo del que, por aquel entonces, era sólo un aprendiz de fotógrafo que ya se mostraba reacio a cualquier forma de integración social. Esos niños eran tanto un reflejo de su propia personalidad, como la expresión de su deseo de una sociedad mejor. Una manera de afirmar su diferencia.

Larrain se afanaba porque sus padres lo tomaran en serio, pero simultáneamente quería romper con su medio social. Obtuvo una beca del British Council para trabajar en Londres siguiendo los pasos de Bill Brandt que tanto admiraba. El invierno frío y brumoso de la vieja capital de un imperio pasado, produjo en el fotógrafo chileno una sensación de desolación, que acentuaba aún más su visión acerca del poder del dinero. Durante ese viaje a Europa, se cumpliría el sueño de Larrain: al ver su trabajo, su héroe, Henri Cartier-Bresson, le propuso formar parte de la cooperativa fotográfica Magnum. Muy pronto, Larrain comenzó a interrogarse sobre las hazañas que requería el hacer fotografías para las revistas. Para los reportajes de la agencia, viaja intensamente desde Paris. Pero luego decide volverse rápidamente a Chile para quedarse, alejándose asi del comercio de las imágenes. Valparaíso, donde ya ha fotografiado mucho, se transforma en el foco de su atención. A lo largo de los años, construye allí un ensayo fotográfico mayor, que marcó a varias generaciones de fotógrafos.

La exposición rehace su recorrido de forma bastante cronológica, de los niños vagabundos a los "satori" y dibujos que lo ocuparon durante cerca de treinta años. Los términos que emplea Larrain para describir el estado de gracia en el que por fuerza hay que encontrarse para «recibir» una buena imagen son los propios de una forma de misticismo o de espiritismo, como si las imágenes existieran en el cosmos y el fotógrafo sólo actuara como médium:
Así como se confunde con los niños de las calles que deambulan como ángeles salidos de la nada, Larrain forma cuerpo con la piedra. Su mirada magnética recorta fragmentos de realidad, sin temerle al fuera de campo, al tiempo sugerido, a las diagonales atrevidas, a la falta de nitidez, el pleno sol o la penumbra. Sus imágenes están abiertas: sus personajes suelen salir del encuadre, como si fueran inaprensibles y se resistieran a dejarse encerrar, como el propio Larraín.

Después de recorrer un camino sinuoso y atravesar rupturas difíciles, cuando la gloria estaba al alcance de su mano, Sergio Larrain decidió echar raíces en una tierra acogedora, para transmitir lo que había aprendido, escribir y alertar a la humanidad sobre su propia destrucción y la destrucción del planeta. Quiera el tiempo hacer que esas raíces fructifiquen en otros seres humanos y que crezca el estado de conciencia que este vagabundo, por fin apaciguado, anhelaba con todas sus fuerzas.

Agnès Sire, curadora de la exposición

Biografía

SERGIO LARRAIN Chileno. (1931-2012). Miembro de Magnum desde 1959.

Sergio Larrain nació en Santiago de Chile, donde fué criado en un ambiente familiarizado con las artes y relacionado con la cultura; su padre, uno de los arquitectos más destacados de América del Sur, era amigo de pintores como Josef Albers y Roberto Matta. Larrain compra su primera cámara fotográfica durante sus estudios de Ciencias Forestales y Ambientales (1949-1953), los que realiza primero en la universidad de Berkeley en California, luego en la de Michigan, en Ann Arbor, USA donde profundiza en las técnicas del laboratorio fotográfico. Deja los estudios para volver a Chile y viajar a Europa con su familia, para intentar calmar el dolor profundo por la muerte accidental de su hermano menor. Es en estas circunstancias que Larrain descubre su verdadera pasión por la fotografía. A su vuelta en Santiago, se retira a vivir en la comuna de La Reina, un área semi rural en esos años. Colabora con instituciones como el Hogar de Cristo y Fundación Mi Casa, para apoyar a los niños que viven en situación de calle. Una serie de estas imágenes las recibe Edward Steichen, curador de fotografía en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, quien las compra dando así un espaldarazo internacional a su promisoria carrera. Se convierte en fotógrafo freelance y empieza a trabajar también para la revista internacional brasilera «O Cruzeiro» (1956-1959).

Expone en 1958 en el Museo de Bellas Artes de Santiago junto a Sheila Hicks y regresa a Europa becado por el Consejo Británico, lo que le permitió residir en Londres entre los años 1958 y 1959. Es en esta etapa cuando conoce al destacado fotógrafo Henri Cartier-Bresson, quien le propone ingresar en la cooperativa de fotógrafos Magnum. Se instala entonces en París y comienza a viajar realizando reportajes para la agencia.

A comienzos de los años 60 regresa a Chile con el propósito de ahondar en las temáticas que más le interesan, sin las exigencias comerciales de la prensa internacional. Se concentra en proyectos como la gente y el entorno de Valparaíso, que ya había fotografiado en numerosas ocasiones. Realiza una importante serie fotográfica cuyas imágenes se publican primero en 1966 en la revista suiza «Du Atlantis», acompañadas por un texto de Pablo Neruda. No es hasta mucho después, en 1991, que la Editorial Hazan publica el libro «Valparaíso», con ocasión de la exposición de Les Rencontres de la Photographie de Arles.

En esta época fotografía la casa del poeta en Isla Negra, a orillas del Océano Pacífico, trabajo publicado en su libro «Una casa en la arena». En 1965, movido por la meditación transcendental y las filosofías orientales, se aleja en la práctica de las colaboraciones con Magnum. En 1969 se instala en Arica, al norte de Chile, para seguir durante tres años las enseñanzas del maestro espiritual boliviano Oscar Ichazo. A continuación decide aislarse con el fin de dedicar la mayor parte de su tiempo a la pintura, la meditación, el yoga y profundizar en el desarrollo personal.

El Instituto Valenciano de Arte Moderno, IVAM ,de España, le dedica una gran retrospectiva muy exitosa en 1999 y los medios internacionales lo asedian. A consecuencia de lo cual, exige que en el futuro se le mantenga al margen de toda reflexión sobre su obra.

No obstante, hasta el final continuó enviando a la agencia sus hojas de contacto, con sus últimos negativos para que Magnum custodie el conjunto de sus fotografías.

Sergio Larrain murió el 7 de febrero 2012 en su casa de Tulahuen cerca de Ovalle en Chile a la edad de 80 años, acompañado por la paz de su fe budista y sus colaboradores cercanos.

Sergio Larrain, Paris, 1959.
© Sergio Larrain/Magnum Photos

Linea de tiempo

  • 5 noviembre, Nace en Santiago de Chile.

  • Estudios primaria y humanidades en el colegio Saint George de Santiago.

  • Viaja a Estados Unidos para estudiar Ingeniería Forestal en Berkeley, California. Compra su primera Leica. Se inicia en la práctica fotográfica.

  • Estudios en Ann Arbor, Universidad de Michigan, USA. Comienza a trabajar en el laboratorio fotográfico de la universidad.

  • Accidente mortal de su hermano menor Santiago; abandona la universidad y viaja por Europa y medio Oriente con su familia. A su regreso vive retirado en la comuna de La Reina durante casi un año.

  • Servicio militar en la infantería de montaña.

  • Presenta sus primeras fotografías de niños abandonados en el Hogar de Cristo y Fundación Mi Casa, instituciones para las que comienza a trabajar.

  • Envía un conjunto de copias a Edward Steichen, curador de fortografía del Museo de Arte Moderno de Nueva York, quien compra algunas para la colección del MoMA. Este reconocimiento internacional lo hace persistir en la fotografía.

  • Trabaja como fotógrafo para la revista O’ Cruzeiro Internacional. Frecuenta los ambientes intelectuales y artísticos de Santiago.

  • Numerosos viajes por Chile y América latina; colaboración con el Teatro de Mimos. Exposición del conjunto de su trabajo en la Sala del Ministerio de Educación, Santiago.

  • En abril expone en compañía de Sheila Hicks en el Museo de Nacional de Bellas Artes de Santiago, luego en la galería Galatea de Buenos Aires. En el invierno viaja a Londres con una beca del British Council.

  • Conoce a los fotógrafos René Burri y Henri Cartier-Bresson; adhiere a la agencia cooperativa Magnum Photos en París.

  • Primera publicación de sus fotos de Valparaíso en enero 1959 en O’ Cruzeiro Internacional reportaje para el cual también escribe el texto.

  • Numerosos reportajes en Iran, Algeria y especialmente en Sicilia.

  • Se casa con Francisca Truel en Lima, Perú el 23 de noviembre.

  • Nacimiento de su hija Gregoria en agosto.

  • Publica su primer libro: El rectángulo en la Mano en mayo. Trabaja intensamente en su proyecto fotográfico de Valparaíso con Pablo Neruda, entre otros.

  • Funda la agencia de comunicación artística Tecni-Kalyas en Santiago.

  • Exposición Photographs by Sergio Larrain presentada en el Art Institute of Chicago y publicación de En el siglo XX, testimonio sobre los niños de la calle, con puesta en página de Larrain.

  • Publicación en la revista Du Atlantis de su ensayo sobre Valparaíso acompañado del texto inédito de Neruda. Sale el libro Una casa en la arena sobre la propiedad del poeta en Isla Negra. Decide alejarse de Magnum para concentrarse en su trabajo personal.

  • Publicación de Nosotros suplemento del diario La Nación consagrado a la agricultura chilena.

  • Publicación de la obra Chili en las Editions Rencontre.

  • En febrero parte a vivir a Arica para seguir las enseñanzas de su maestro Oscar Ichazo, fundador del Instituto Arica. Se encuentra con Paz Huneeus en 1970, quien será la madre de su hijo Juan José nacido el 5 de julio de 1973.

  • Abandona el grupo Arica; de vuelta en Santiago, trabaja para las revistas Paula y Vea.

  • Participa de un grupo de fotógrafos que registran el Golpe de Estado.

  • Se instala definitivamente con su hijo en Tulahuén, al interior de Ovalle; practica el yoga, la meditación y el dibujo, llevando una vida de asceta.

  • Publicación en Francia de la obra Valparaíso y exposición en los Encuentros Internacionales de la Fotografía de Arles. Se escriben numerosos artículos sobre él en esa ocasión. La exposición Valparaíso circulará intensamente por Europa.

  • Publicación de Londres y exposición en Paris y Londres.

  • Exposición en el IVAM de Valencia (España) acompañada por un catálogo con prefacio de Roberto Bolaño; por la presión mediática a que se ve sometido, desea que su trabajo no sea expuesto nunca más.

  • Publicación de "Things as they are, photojournalism in context since 1955" en el cual la revista DU consagrada a Valparaíso se reproduce en extenso.

  • Publicación de "Magnum Magnum" que celebra los 60 años de la agencia. Cada fotógrafo es elegido y comentado por otro.

  • Publicación de El fotolibro latinoamericano de Horacio Fernández, edición simultánea en 4 idiomas de RM, Aperture, Images en manoeuvres, Cossac e Naify, en la cual Larrain está representado con dos publicaciones.

  • Fallece en Tulahuén el 7 de febrero.

  • Se edita en Chile Sergio Larrain de G. Leiva.

  • Inauguración en los 44ª Encuentros Internacionales de la fotografía de Arles de la Retrospective Sergio Larrain. Inauguración en la Fondation Henri Cartier-Bresson, París, de Vagabondages. Edición de Sergio Larrain de Agnés Sire con textos de Gonzalo Leiva, éditions Xavier Barral, Francia.

  • Presentación de Sergio Larrain Retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago, inaugurando su itinerancia mundial.

Videos